Brussels Fashion Days 2017


La sexta edición de los Brussels Fashion Days tuvo lugar en Bruselas los días 20, 21 y 22 de octubre. Este año contó con presencia española, tanto escuelas como diseñadores, y entre estos últimos, como invitados estrella, Agatha Ruiz de la Prada e Ion Fiz. No deja de sorprenderme la selección de Agatha y me parece un reflejo de cómo los belgas ven a los españoles: pasionales y llenos de color, como eufemismo de gritones, impertinentes y maleducados. Pero de estos prejuicios, por supuesto, Agatha no tiene la culpa. 

La diseñadora participó el domingo en una charla junto a Jean-Paul Lespagnard, un creador belga considerado revolucionario/ de fuerte personalidad. Os dejo aquí algunos de sus diseños.

© Jean-Paul Lespagnard
© Jean-Paul Lespagnard
 ¿Qué os parece? Esta es su web: jeanpaullespagnard.com/ Después de mirar el presente y el pasado de sus diseños, no dejéis de mirar el futuro, y os espero en comentarios. A mí me encanta su valentía en el uso del color y la mezcla de estampados.

Durante la charla (fashion talk en el programa, que suena mucho mejor), él dijo que los contactos en Bélgica son la clave para triunfar, explicando como ejemplo que una vez que una tienda conocida en Bruselas se decidió a vender sus diseños, toda una gran red de proveedores y diseñadores pasaron a querer comprarle y a valorar su trabajo de manera casi automática, casi a ciegas, sin mirar las colecciones. Hasta entonces, todo eran pegas. Por su parte Ágata, tajante, dijo que lo importante no es tanto que a la gente le guste tu ropa, como que la reconozca, ya que una vez que la reconoce la pasa a respetar y ese respeto, desde su punto de vista, es la aceptación de la marca.

Me hizo pensar en mi caso, ya que respeto su ropa y admiro su trayectoria nacional e internacional, pero nunca he entendido, desde el punto de vista de la cifra de negocio, cómo la marca puede funcionar económicamente con la cantidad tan reducida de personas que creo quieren llevarla. El respeto a una marca, de entrada, no da beneficios. No dudéis en dejar en los comentarios vuestra opinión o más información sobre el tema.


La magia del primer desfile que contó con artistas de circo, los pop-up stores de diseñadores belgas y españoles, la posibilidad de peinarte y maquillarte de la mano de profesionales y la oportunidad de participar en un photocall de Kenzo o de jugar a ser portada de Woman, hicieron del evento todo un mini parque de atracciones de la moda. Totalmente recomendable.


Por mi parte y como hay que elegir, quise centrarme en el desfile de las escuelas para entender mejor cómo arrancan los diseñadores, y cómo de libres son en sus diseños. ¿Qué vi? ¡Ahí voy!

Muchas cosas bonitas: hombres con zapatos-babucha con pelo y sin complejos, chaquetas y abrigos con varias mangas, pantalones campana y blusas/ sudaderas abombadas para hombre, telas africanas mezcladas con todo tipo de tejidos, telas con brocados exquisitos y colores atrevidos.






Otra cosa que me gustó mucho es que había una flor roja perfumada con el perfume Flower by Kenzo en cada asiento preparado para los asistentes al desfile.


¿Algo negativo? Una pasarela demasiado larga para aquellos diseñadores que tenían únicamente tres o cuatro piezas (la gallería Ravenstein de un lado a otro) y una presencia demasiado elevada de piezas que mostraban los senos o las nalgas de las modelos haciendo muy difícil una comercialización óptima de las prendas teniendo en cuenta el número reducido de lugares a los que una mujer puede ir semi-desnuda sin poner en peligro su integridad social, física o económica.

¡Espero vuestros comentarios!
Gracias por leer mi primera entrada. 

Comments

Popular Posts