La epidemia de la que nadie habla, y que todo el mundo descuida

En Purcuapà Magazine, 2020 nos ha parecido subrealista. Por eso, hemos decidido hacer una entrada en la sección Editorial para hablar sobre el tema. Nunca nadie dio tan por válido prescindir de su libertad por razones de salud pública. Es cierto que nunca antes habíamos vivido una pandemia mundial de estas características, y que nunca antes los gobiernos tuvieron que cambiar sus políticas a una velocidad de vértigo; pero no salir de casa no es normal, pedir a los niños que no vayan al parque no es normal, no poder abrazar a los tuyos no es normal, y no poder mantener relaciones esporádicas no es normal. 

La pandemia de la que nadie habla es la derivada de la pandemia del COVID-19, la del miedo, la paranoia, la ansiedad y las conductas autoritarias legitimadas. Estas últimas son las más peligrosas. Los verdugos validados y las víctimas más cuestionadas que nunca. 

No hay nada de negativo en quedarse en casa por decisión propia, conocerse aún más, formarse, desarrollar una actividad creativa, valorar más que nunca a los que sí están y sí nos quieren. Pero como todas las crisis, esta ha de ser una crisis gestionada de manera holística, donde todos los casos y circunstancias sean validados y donde las empresas y los gobiernos sepan -ver primero y regular después- las necesidades de los millones de ciudadanos para los que están desarrollando normativas

Desde Purcuapà Magazine queremos decirte a ti que decidas, desde lo más fondo de tu corazón, aquello que te hace feliz y que nada tiene que ver con lo que dicen las noticias. Que conectes con la persona que eres y la desarrolles más que nunca. Que pidas ayuda si la necesitas.

A los gobiernos y las empresas, queremos decirles que sus responsabilidades son las mismas, regular por y para los ciudadanos y sus trabajadores. No estáis acertando si vuestras normas nos salvan del virus pero arruinan nuestras vidas. Es momento de ser responsables, de ser autocríticos y de ser capaces de hablar de soluciones en vez de hablar una y otra vez sobre un virus, uno entre un millón, que se suma a otra gran cantidad de causas de mortalidad en este mundo difícil en el que vivimos. Aunque mute. La salud mental, es también salud pública, y forma parte de vuestras responsabilidades. 


Comments

Popular Posts